EL PANTANO DE DARNIUS-BOADELLA Un espacio natural

by - enero 25, 2019




Nuestra próxima visita nos adentra en el Alt Empordà, muy cerca de la frontera con Francia, para dejarnos sorprender por uno de los embalses con más belleza en Catalunya. Nos estamos refiriendo al Pantano de Darnius-Boadella, conocido por el paisaje espectacular que lo rodea y por sus aguas cristalinas que lo cubren. ¿Te apetece saber más de su historia?





HISTORIA DEL EMBALSE

La presa de Darnius empezó a construirse en 1959, pero no fue finalizada hasta 1969, diez años más tarde del inicio de la obra. Para ello se inundó la Vall d’Arnera, un valle que acogía el vecindario de l’Arnera con molinos de harina y algunas masías de las que tuvieron que marchar 45 personas y que fue motivo de controversia. Lo que estaba claro para muchos es que la construcción del embalse era una oportunidad única para los municipios de la zona, no tan sólo a nivel económico, sino por la transformación paisajística que suponía. De hecho, la realización del pantano quizás es considerada como la obra hidraúlica y de ingenería civil más destacada que se ha hecho en el Alt Empordà.

Aunque inicialmente el embalse estuviera previsto instalarse en Boadella d’Empordà, por problemas técnicos del terreno en dicha población se decidió finalmente que la excavación tuviera lugar en el municipio vecino de Darnius.

Sin embargo, el pantano continuó conociéndose como el Pantano de Boadella, hecho que desembocó en una disputa entre los respectivos ayuntamientos porque el nombre de Darnius, que era el lugar donde se había construido, también fuera incluido en el nombre del pantano, pasando a ser una denominación compartida.

Finalmente, no fue hasta el año 2015 que el Pantano de Boadella modificó su nombre para ser conocido como el Pantano de Darnius Boadella, a pesar de la evidente inconformidad del municipio que alberga el embalse, el cual pretendía apoderarse exclusivamente de dicha denominación.


CARACTERÍSTICAS DEL EMBALSE

La construcción del pantano se hizo con objetivos similares a los de la mayoría de otros pantanos: controlar las posibles crecidas o “mugadas” que presentara el río Muga, un río pirenaico de 70 km que desemboca en el Mar Mediterráneo; garantizar el abastecimiento de agua en el marco de una demanda creciente, tanto rural como urbano, a gran parte de las poblaciones de la comarca como Vilajuïga, Roses, Llançà, Cadaqués o Empuriabrava, entre otras; y para producir energía hidroeléctrica.



El embalse se extiende en un 70% en el municipio de Darnius, y el resto se reparte entre las poblaciones de Sant Llorenç de la Muga, Terrades y Maçanet de Cabrenys.

La capacidad con la que cuenta es de 61,1 hectómetros cúbicos de agua, por lo que no es catalogado de los más caudalosos de Catalunya.

En cuanto a las características del muro de hormigón conocido como presa, está situado a 105 metros sobre el nivel del mar, y presenta unas dimensiones de 63 metros de altura y aproximadamente 250 metros de ancho, permitiendo suministrar más de 4.000 hectáreas de regadío.


EL PANTANO COMO ESPACIO NATURAL

Tenemos claro que el Pantano de Darnius Boadella es un lugar de interés y de reclamo turístico tanto por los paisajes y recursos naturales que podemos encontrar, como por las magníficas vistas panorámicas de las que podemos disfrutar desde cualquier perspectiva.




Ahora bien, a pesar de que el pantano de Darnius Boadella es conocido especialmente por los turistas extranjeros, sobretodo, suizos, belgas y alemanes que se alojan en los campings de los pueblos de alrededor, no son tantas las personas de la comarca y cercanías que conocen la existencia de una zona de playa autorizada para poder bañarse. Se trata del Club Nàutic Darnius donde podemos encontrar una zona de aparcamiento que dispone de servicio de bar y restaurante donde hacer un aperitivo o incluso degustar los platos típicos de la zona, así como carnes a la brasa. 

Por otra parte, si lo prefieres, también hay acondicionadas zonas de pícnic  para que cualquiera pueda llevarse su propia comida y pueda pasar un día completo.


Club Nàutic Darnius

Es por eso que la visita al pantano debe estar entre los imprescindibles durante unas vacaciones o ruta por l'Empordà. Es el plan idóneo para pasear alrededor del embalse y descubrirlo en familia o con amigos, especialmente en verano que es cuando puedes acercarte hasta la playa habilitada que está situada delante del Club Nàutic de Darnius y poder darte un chapuzón en sus aguas. Además, para facilitar el baño, en temporada alta se instalan plataformas flotantes desde donde podrás tomar el sol, descansar o realizar saltos, algo que los más pequeños agradecerán.




También se puede practicar la pesca recreativa, así como diferentes actividades acuáticas organizadas por diversas empresas del club náutico dedicadas al deporte acuático, como son alquilar kayaks individuales o en pareja, hacer un itinerario en catamarán, o realizar wakeboard (parecido al ski acuático). Lo mejor es que preguntes por las ofertas en el club y te dejes asesorar por los profesionales.

Por otra parte, en caso de que quieras navegar por el embalse con embarcación propia (barca, kayak, piragua, etc..), debes saber que necesitas una autorización por parte de la Agencia Catalana del Agua. Podrás tramitar el permiso presentando la Declaración Responsable de Navegación y flotación en ríos o embalses.

Y para todos aquellos que prefieren el terreno firme, también existe otra manera de disfrutar el pantano. Se trata de hacer una excursión a pie dirección a Sant LLorenç de la Muga y siguiendo el río Muga. En este recorrido podréis ver lo que queda del pueblo antiguo que fue desalojado para la construcción del embalse. Es una forma de imaginarse de cómo era la vida hace unas cuantas décadas mientras hacemos un agradable paseo.

La visita al pantano se puede redondear acercándonos a los municipios de alrededor donde el tiempo se concibe con otros aires. Son pueblos 100% auténticos y con mucho encanto, algunos por su historia, otros por la gran variedad de oferta de ocio que ofrecen. Algunos de estos ejemplos son Sant Llorenç de la Muga con su muralla de la época medieval; o Maçanet de Cabrenys, muy recomendado para disfrutar del senderismo, recorridos en BTT o simplemente para hacer un vermut en alguno de sus bares.

En resumen, si aún no has explorado este espacio natural, te recomendamos que lo disfrutes en familia o amigos. Y por qué no, si te apetece un momento de soledad, siempre puedes sentarte en su orilla a contemplar el paisaje, a leer un libro, a encadenarte a tus pensamientos... en fin, que nos sobran las ideas para llevar a cabo en este maravilloso enclave.

Estamos seguros de que, a diferencia de otras rutas turísticas con gran afluencia de gente, en algún rincón del Pantano de Darnius-Boadella encontrarás tu momento de calma y relax. Por eso aprovecha que todo el mundo está en la playa para descubrir una naturaleza llena de sorpresas del bosque mediterráneo.


Si te ha gustado este POST seguro que también te gusta...







0 comentarios


Descubre rincones, secretos, leyendas,

paisajes e historias diferentes de l’Alt y Baix Empordà.