LA CIUTADELLA DE ROSES, más que una fortificación

by - abril 16, 2019


No cabe duda que una de las mayores atracciones del municipio de Roses es su cantidad de playas de aguas transparentes y de color turquesas, así como sus calas recónditas en el Cap de Creus. Pero si quieres disfrutar de la tranquilidad que ofrecen estas calas lejos de la masificación turística, tienes que saber que para acceder a ellas y disfrutar de sus privilegios hay que recorrer caminos en los que el coche a veces no llega, así que tendrás que deshacerte de él y demostrar tu buena forma física para deleitarte de sus recursos naturales.
Sin embargo, no podemos olvidar que en esta población del Alt Empordà también destaca por su gran patrimonio cultural convirtiendo a Roses en uno de los destinos perfectos donde pasar nuestras vacaciones. Uno de los ejemplos del patrimonio que podemos encontrar es el recinto fortificado de la Ciudadela, un monumento reconocido y visitado por muchos locales y turistas que también se convierte en escenario de propuestas musicales durante la temporada de verano.

Foto portada: Jordi Velasco-Ajuntament de Roses




DE LA OCUPACIÓN GRIEGA A LA CRISTIANA
La Ciutadella de Roses, situado justo en la entrada de Roses, por la carretera de Figueres, tiene sus orígenes en el siglo XI, momento en que construyeron las murallas macizas alrededor del monasterio benedictino de Santa María de Roses con la iglesia románica homónima dentro de la villa de Roses. Esta villa se convirtió en un gran centro comercial como consecuencia de las oportunidades que le brindaba la Bahía de Roses. No obstante, al mismo tiempo era un objetivo claro para ser atacada por los corsarios y piratas por mar, y por los invasores francés por tierra, debido a su estratégica ubicación. Por este motivo, cuando el emperador Carlos V visitó la ciudad en 1552 mandó ampliar las murallas con el fin de proteger a la población y reconvertirla en la fortificación renacentista que conocemos hoy en día
Pero antes de que se edificara la ciudadela, este espacio de 139.000 m2 albergó diferentes ocupaciones de las cuales se conservan actualmente los restos arqueológicos de la ciudad que habitaron. Y es que el visitante no se puede llegar a imaginar que antes de cruzar la renacentista puerta de entrada que se encontrará con una enorme extensión de terrenos y la consiguiente historia que hay detrás de ellos, tal y como veremos a continuación.
Estamos delante de un yacimiento con una cronología muy amplia que va desde el siglo IV a.C. hasta el siglo XIX: por una parte, los restos de la ciudad griega de Rhode, fundada en 776 a.C por lor rodios: el barrio helenístico que vivió su máximo esplendor en los siglos IV y III a.C.; la villa romana que data de los siglos II a.C. y VI d.C; de la época medieval, momento en que se experimentó una gran expansión de la villa de Roses, nos queda el monasterio y el núcleo urbano donde se estima que vivieron 700 personas y que sufrió el despoblamiento a raíz de los asedios militares; y, por último, de la época moderna se conservan diversos algunos edificios militares.


ciutadella-roses
Iglesia de Santa Maria de Roses (rosescultura.cat)
Destacando algunos de los aspectos más relevantes de la historia de la Ciutadella y de forma muy resumida, diremos que todo empezó con la fundación de Rhode a principios del siglo IV a.C. por parte de los colonizadores griegos que provenían de Marsella para establecerse comercialmente en el lugar. Posteriormente, a finales del siglo III a.C. los romanos dieron signos de presencia acabando por ocupar el lugar de sus antecesores.


Interior de la Ciutadella de Roses (patrimoni.gencat.cat)
Con la caída del Imperio, durante la Edad Media, Roses fue invadida por los visigodos fundando un Castrum en uno de los picos del Puig Rom (único ejemplo de castro visigodo en la península ibérica). Más tarde llegaron los árabes, hasta que perteneció al Reino de Aragón, momento en que tuvo lugar la edificación del Monasterio de Santa Maria de Roses. Éste era considerado como el edificio principal, fundado a finales del siglo X, el cual se convirtió en una importante abadía al ser protegida por el Conde de Ampurias y del Rossellón, Gausfredo I, hasta que llegó su decadencia a inicios del siglo XV a raíz de una epidemia de peste, y fue, finalmente, destruida por las tropas napoleónicas. Lo mismo acabó pasando con el interior de la Ciutadella, destruido en parte durante la Guerra dels Segadors y la posterior ocupación francesa, dejando la fortaleza inutilizable. Este hecho dio lugar al traslado de la población a la villa actual de Roses que todos conocemos hoy en día.
roses-vista-area
Vista aérea de la Ciutadella de Roses (arquitecturapopular.es)
Si observáramos el monumento desde el aire veríamos como presenta una forma de pentágono irregular de 1.013 metros de diámetro con dos niveles defensivos concéntricos. En la fachada principal se encuentra una de sus puertas originarias, la Porta de Mar, que estaba defendida por una barbacana, de la que sólo existen sus fundamentos, y un puente levadizo que salvaba el foso; por otro lado, en la parte norte está la Porta de Terra o de Camp (Puerta de Tierra o de campo) sin ningún tipo de ornamentación.
ciutadella-roses
Puerta renacentista de la Ciutadella de Roses (http://www.rosescultura.cat/)

LA CIUTADELLA COMO ESPACIO CULTURAL
La Ciutadella de Roses se abrió al público en 1991 tras permanecer cerrado y prácticamente abandonado por las instituciones, con lo que ya podemos imaginar los saqueos y destrozos que sufrió durante aquella época. No fue hasta las primeras prospecciones arqueológicas de 1916 que la fortificación empezó a curarse de sus heridas para ser declarado en 1949 por el Estado Español como conjunto protegido.
Actualmente la Ciutadella de Roses es un yacimiento arqueológico de gran interés y belleza que fue declarado Bien Cultural de Interés Nacional en 1961 por tal de protegerlo de la especulación urbanística. En este parque, realmente impresionante, se puede disfrutar de un recorrido señalizado con el objetivo de profundizar sobre las ocupaciones históricas en el lugar. De esta manera, debido a su gran extensión, el visitante puede pasear relajadamente por las ruinas aprovechando que se encuentra en un entorno incomparable, separado del mar por tan solo una carretera y una línea de casas. También cuenta con un amplio aparcamiento que transcurre por toda la fachada del recinto. Eso sí, hay que tener en cuenta que en temporada alta Roses es uno de los principales destinos turísticos de la Costa Brava, por lo que probablemente tendrás que aparcar el coche más alejado de la fortificación.


museo_ciutadella_roses
Museo de la Ciutadella de Roses (equiro.com)
Por otra parte, desde 2004 en el recinto se puede visitar el Museu de la Ciutadella impulsado por la Generalitat de Catalunya, la Diputació de Girona y el Ayuntamiento de Roses que actúa como un espacio cultural ofreciendo visitas guiadas en diferentes idiomas para entender la evolución de la población de los últimos 2.500 años. En el Museu se exponen objetos encontrados durante las excavaciones de la vida de la Ciutadella en la antigüedad y en la Edad Media. También es un espacio donde que realizan diversas exposiciones de diferentes temáticas. Así que es una buena de profundizar en algunos aspectos de las épocas protagonistas del parque ya sea antes o después de su visita.

LA CIUTADELLA Y SONS DEL MON
sons del mon
Festival de música Sons del Mon en la Ciutadella de Roses
La Ciutadella de Roses compagina su carácter cultural e histórico con el Festival de Música Sons del Mon. Se trata de un festival donde la explanada del recinto se convierte en escenario y testigo de grandes artistas del panorama actual de hoy y de siempre, atrayendo a miles de espectadores cada año. El valor añadido de esta propuesta musical que ofrece diferentes estilos de música es que combina gastronomía y enología, pudiendo disfrutar de una cena ofrecida en los restaurantes de la zona antes de cada concierto, o, incluso, maridar el espectáculo con una copa de vino DO Empordà elegido expresamente para escuchar al artista invitado. Otros escenarios que se unen al Festival Sons del Mon son la Basílica de Santa Maria de Castelló d’Empúries.

Si ha gustado este POST seguro que también te gusta...

Sant Pere de Rodes




0 comentarios


Descubre rincones, secretos, leyendas,

paisajes e historias diferentes de l’Alt y Baix Empordà.