VERGES Y LA DANZA DE LA MUERTE

by - abril 01, 2019



A pesar de que en Catalunya la Semana Santa no es característica por las procesiones ni se viven igual que en el resto de otras comunidades españolas como es la andaluza, sí que es cierto que el turista puede encontrar en la comarca del Baix Empordà (Girona) una de las tradiciones más arraigadas y populares durante estas fechas. Estamos refiriéndonos a la Procesión de Verges y su Danza de la Muerte, un espectáculo litúrgico anual que tiene lugar durante el Jueves Santo y que atrae a vecinos del municipio, así como a miles de curiosos y turistas.

Foto portada: Vilaweb.cat

EL MUNICIPIO DE VERGES

Verges es un pequeño pueblo de la provincia de Girona que está situado en una pequeña elevación cerca de la ribera izquierda del río Ter, en el límite entre el Alt y el Baix Empordà. Está poblado con apenas 1.200 habitantes y a pesar de ser un pueblo de interior, dispone de un buen acceso para llegar a las playas de L'Escala o de l'Estartit.


fototeca.cat
Recomendamos plenamente su visita, sobre todo debido a su pasado medieval, un recinto amurallado (s.XIII-SV) del cual todavía quedan vestigios que pueden ser contemplados a través de los restos del antiguo castillo del siglo XII, y que hoy en día ocupa el Ayuntamiento. También podemos observar restos de las murallas principalmente en la plaza Mayor, la Iglesia de Sant Julià y Santa Basilisa, el Portal de la Mare de Déu, el Molino (s.XVIII), la torre redonda (s.XVI-XVII) y la torre cuadrada o de Les Hores (s.XIII-XV). Muchos de estos espacios son algunos de los escenarios de la popular procesión de Verges, una fiesta patrimonial de Interés Nacional.

Este pueblecito del Baix Empordà también se extiende fuera de las murallas como consecuencia de los buenos tiempos que vivía la región durante la época medieval, hecho que causó que creciera de forma considerable durante los siglos XVII y XVIII. Sin embargo, como dentro del recinto ya no quedaba espacio para la construcción de nuevas casas, se tuvieron que edificar en las afueras.



UNA FIESTA DECLARADA DE INTERÉS NACIONAL DESDE 1983

La procesión de Verges se basa en un misterio tradicional que tiene sus raíces en el origen del teatro catalán durante la Edad Media. Para ser más concretos, está basada en un libro de Fray Antoni de Sant Jeroni de 1773, Representació de la sagrada Passió y Mort de Nostre Senyor Jesu-Christ. Para ello, los habitantes del pueblo se convierten en actores por un día para representar la que es considerada como la aportación más importante de Verges a la cultura catalana, siendo además una de las muestras más valiosas del teatro tradicional catalán. Por lo que no es de extrañar que se acerquen hasta el pequeño municipio miles de visitantes para disfrutar el espectáculo en todo su esplendor. 

Podríamos decir que la primera parte de la procesión empieza a primera hora de tarde, aproximadamente a las 5, con un desfile de soldados romanos (manages) que realizan un recorrido en formación aprovechando el decorado medieval propio del pueblo. Esta exhibición se realiza por diversos puntos del recinto para ir a buscar las imágenes y acompañarlas hasta la iglesia para poder luego presentarlas durante la procesión.


processó.cat
A partir de las 10 de la noche, la Plaça Major, con las murallas y las torres de fortificación como telón de fondo, acoge la representación del Misteri de la Passió donde se relata los últimos días de Jesús, eso sí, antes se debe adquirir la entrada en la página web oficial de la procesión porque sólo se puede acceder pagando. 


processó.cat

EL TEATRO COMO RECURSO EVANGELIZADOR

Como alternativa a la misa en latín que era muy difícil de entender para la gente del pueblo, se optó por el teatro como método de doctrina cristiana, utilizando la lengua vulgar en catalán que acababa siendo más popular y más cercano a los feligreses.


Una vez acabada la representación en la plaza del Ayuntamiento, la condena de Cristo de ser crucificado da pie al recorrido de Jesús con la cruz por las callejuelas del núcleo antiguo de Verges. Es cuando el público puede disfrutar de este itinerario en el que tienen lugar diversas escenificaciones religiosas que no dejan al visitante indiferente. Aunque tenemos que decir que lo que más destaca de toda la procesión es la Danza de la Muerte, el punto más atractivo de la procesión de Verges.




LA DANZA DE LA MUERTE

La procesión de Verges de Semana Santa es conocida por muchos especialmente por el espectáculo de la Danza de la Muerte, celebrado el Jueves Santo a medianoche. Es un momento mágico esperado por los espectadores que hasta allí acuden cada año durante estas fechas. El público se acaba envolviendo en un ambiente que se convierte en tenebroso cuando la oscuridad proyecta las sombras de los esqueletos, creando así una atmósfera misteriosa y siniestra. Se trata de una tradición medieval presente en toda Europa y que significa la igualdad de todos los seres ante el Juicio final, advirtiéndonos que a todos nos llega la hora, ya seas rico, pobre, noble o pagés. 


patrimoni.gencat.cat

EL ORIGEN DE LA DANZ

A día de hoy, Verges es la única población catalana que conserva viva esta tipología de Danza de la Muerte. Según cuentan, la tradición de este baile se originó justo después de una gran epidemia de peste que tuvo lugar en la época medieval, por consiguiente, el propósito de la representación era hacer ver a los habitantes del pueblo que frente a este tipo de situaciones nadie se salvaba. Por tanto, la única forma de vencerla era a través de la oración y promoviendo el cristianismo, el cual estaba muy presente en esta zona de l’Empordà durante aquella época.


El cuerpo principal del grupo está formado por diez integrantes distribuidos en un grupo que ejecuta la coreografía, y por otro que es que la ambienta. Los que bailan son un esqueleto que encabeza el cuerpo de baile con una guadaña en la que está inscrito “Nemini Parco” (La muerte no perdona a nadie); otro esqueleto situado en el eje central de la danza lleva una bandera negra con la inscripción “Lo temps es breu” (El tiempo es breve); dos esqueletos infantes sujetan un platillo de ceniza para recordar el fin que le espera a cualquier persona; y otro esqueleto sujeta un antiguo reloj sin manillas señalando a cada salto una hora aleatoria, lo que nos da a entender que la muerte se presenta en cualquier momento, sin avisar. De esta manera el cuerpo de baile despliega una serie de mensajes que están relacionados siempre con la muerte.








En cuanto a la coreografía, es bastante simple: todos bailan dando saltos en círculo al son de un tabal colocados en forma de cruz de manera repetitiva y marcados durante todo el recorrido por el ritmo del tambor. El resto de personajes con túnica negra y con la única luz que desprenden las antorchas, acompañan a los esqueletos, aportando el carácter tétrico por el cual es caracterizado. Esta danza macabra precede a la crucifixión de Jesucristo durante todo el recorrido que empieza y acaba en la playa mayor, con una reverencia del cuerpo de baile al Santísimo que da por concluida la procesión.





Como curiosidad, la Danza de la Muerte consiguió reavivar su fama gracias a uno de sus vecinos, el cantautor LLuis Llach, quien se puso al mando de su dirección durante los años 2009 y 2011, modificando su montaje e iluminación con el objetivo de convertir este espectáculo en un referente del Empordà y de Catalunya.

Información práctica:
Pobles de Catalunya

0 comentarios


Descubre rincones, secretos, leyendas,

paisajes e historias diferentes de l’Alt y Baix Empordà.