En toda la comunidad de Catalunya existen alrededor de cientos de castillos y fortalezas que seguramente habréis visitado en distintas ocasiones. La gran mayoría de estos edificios singulares situados en territorio catalán fueron construidos en el esplendor de la é
poca medieval con diferentes finalidades, no únicamente como objetivos militares como veremos a continuación.

En este artículo os dejamos con los castillos de visita obligada más espectaculares del Alt y Baix Empordà debido a sus dimensiones y buen estado de conservación, dándoos a conocer sus interioridades y características más relevantes. ¿Nos acompañas?



 


CASTILLO DE SANT FERRAN
(Figueres)




El Castillo de Sant Ferran se encuentra situado sobre una colina, cerca de la llanura empordanesa y perteneciente a la capital del Alt Empordà, Figueres, donde la tramontana, el viento procedente del norte, sopla con fuerza. 

Este edificio es un castillo en mayúsculas de visita obligada que nos dejará boquiabiertos por ser una muestra espectacular del arte de la ingeniería militar. 

Ha sido declarado Bien Cultural de Interés Nacional y es catalogado como Monumento Histórico Artístico. Su visita es posible desde 1997, gestionándose por el Ministerio de Defensa, la Generalitat de Catalunya, y el Ayuntamiento de Figueres.

Son muchos los vecinos de la zona, así como turistas, que recorren diariamente el camino de ronda del castillo, ya sea para hacer deporte mientras disfrutan de sus grandes vistas, como para realizar una de las visitas por sus diferentes espacios. 


La construcción del edificio data de mediados del siglo XVIII, destacando su sus murallas defensivas cuyo para su levantamiento se necesitaron casi 13 años de trabajo diario. Desde entonces ha tenido una función militar además de cárcel civil. Incluso el mismísimo Dalí realizó el servicio militar allí. Por todo esto representa un lugar emblemático no sólo para Catalunya, sino para la historia de Epaña.

En cuanto a sus características, el castillo se trata de una plaza abaluartada con planta de pentágono irregular simétrico. Sus dos recintos ocupan una superficie de 550.000 m2, de los cuales más de 50.000 m2 son cubiertos. Por lo que presume de ser la fortaleza más grande de Europa.

En el centro del castillo, se halla la plaza de armas, rodeada de pabellones para el alojamiento de autoridades y mandos, además de una iglesia no finalizada. Bajo dicha plaza están situadas cuatro grandes cisternas con una capacidad total de 9 millones de litros de agua. 


Algunos elementos más importantes son las troneras, que tenían una capacidad de 230 cañones, además disponía de la posibilidad de alojar cuatro mil hombres bien alojados y con suministros para soportar un año de asedio. 

Las caballerizas es la construcción que más impresiona, tenían capacidad para acoger 500 caballos, y a veces habías sido utilizadas para dormitorios para la guarnición. 

También se puede acceder al hospital derruido, al arsenal y a la panadería. Y una vez fuera, verás que un gran foso separa el recinto exterior del interior. 

La capilla del castillo y la puerta monumental fueron destruidas por el ejército republicano, el año 1939, durante la Guerra Civil española.







Te recomendamos que elijas previamente el tipo de visita que prefieras debido a las dimensiones del espacio. En función de tu tiempo disponible y tus intereses, es mejor llevar un buen planning. Por una parte, podrás decidirte por la visita del recinto interior, ya sea individual por un recorrido señalizado de 45 minutos, o en grupo con visita guiada durante 1:15 minutos, siempre bajo reserva.

Por otro lado, puedes decantarte por recorrer La Catedral del Agua, accediendo a los espacios exteriores y los espacios subterráneos, siempre con un guía especializado quien os acompañará durante todo el recorrido. Esta visita es mucho más emocionante ya que se realiza a bordo de todo terrenos en el foso y embarcaciones neumáticas en las cisternas.


Para los menos aventureros o personas con problemas de movilidad u otros inconvenientes, existe la categoría Nostálgico Sant Ferran, cuyo acceso es solamente al foso de la fortaleza en todo terreno. 

El precio de la visita guiada es de 15€, incluido el aparcamiento que es gratuito y se ubica en el mismo recinto.


Información práctica:
http://www.castillosanfernando.org/cas/


CASTILLO DE REQUESENS
(La Jonquera)


Justo en medio del paraje boscoso de la Albera y a unos 6 km del pueblo de Cantallops (Alt Empordà), se sitúa en una colina a una altitud de 500 metros del mar, una reconstrucción neomedieval de aspecto espectacular y fantasioso: el Castillo de Requesens, catalogado como Bien Cultural de Interés Nacional a los efectos de la Ley de Patrimonio Cultural Catalán de 1993.



Originalmente de rasgos feudal, fue diseñado con el mismo trazado y la misma piedra de granito de la montaña sobre los restos existentes de otro edifico medieval del siglo XIII. Aun así, hoy en día es difícil distinguir la parte original de la reconstruida.



Del edifico original parece ser persisten poco más que unos paños de baluartes, la torre cuadrada del norte y una parte de la puerta del recinto superior, que datan de los siglos XII-XV. 


Después de haber pasado por distintas manos de condes, duques y más tarde por unos hermanos industriales mallorquines, y de incluso haber sido varias veces saqueado, los propietarios desde 1955 son Miquel Esteba y Caireta i Josep Pijoan.

Como hemos comentado, en medio de un escenario con una belleza y encanto muy particular, encontramos el edificio actual. Aunque vivió su momento de máximo esplendor en el siglo XIX, hoy en día entristece contemplar la degradación de su interior debido a los pocos recursos que han sido destinados al mismo por parte de las instituciones y sus propietarios.



El castillo consta de tres recintos fortificados, con torres redondas y cuadradas. Destacamos también una capilla construida con elementos románicos de otros edificios tanto de la geografía catalana como francesa.

En cuanto a sus elementos defensivos, transmiten una estética fantasiosa como si de un cuento se tratara, hecho que da lugar a muchas leyendas e historias increíbles, sobretodo debido a su construcción laberíntica. Por eso, no es de extrañar que haya sido escenario de anuncios de televisión, fotografía y cine.

Otros elementos que formaban parte del conjunto eran las cocinas, una gran sala con chimenea de piedra, una torre talaya redonda, considerada como el punto más elevado del castillo, así como almenas y aspilleras, elementos típicos de las construcciones feudales.

Desde entonces, siempre es más que recomendable su visita, la cual se realiza únicamente los fines de semana, siempre sin guía y a un precio de 4€, cantidad que consideramos casi simbólica para las dimensiones del espacio y que ayuda a contribuir al mantenimiento del edificio. 


Realmente merece la pena, por singularidad, por su arquitectura o por las maravillosas vistas que se tienen desde cima a la Albera. De la misma manera te recomendamos que explores cada uno de sus rincones sin prisas para apreciar mayor la historia de este Castillo de aspecto impactante.

En resumen, podemos decir que la historia del Castillo está llena de altibajos: abandonos, incendios, vandalismos, saqueos, expolios además de ser devastado por la guerra civil. Así que no fue hasta que el año 2014 que fue rehabilitado, por lo que a día de hoy aún sigue siendo un gran desconocido para muchos.


CASTILLO DE PERALADA
(Peralada)





El Castillo de Peralada se halla en la población homónima de Peralada, Alt Empordà, y es un importante conjunto artístico del siglo XIV construido por el vizconde Jofre de Rocabertí que lo utilizaron como residencia familiar hasta el siglo XIX. No cabe duda que fue un importante complejo para el condado de Peralada.

En un primer lugar fue construido en el centro de la vila en el siglo XIII, pero tras su destrucción durante la cruzada contra Catalunya, fue desplazado fuera de la muralla. En aquel momento los condes ofrecieron a los frailes carmelitas partes de los terrenos para la creación de un convento que, a día de hoy, es el museo de los frailes en el castillo. 


La majestuosidad y elegancia del edificio nos demuestran el poder que tenían los condes en aquella época. Sólo tenemos que fijarnos en las torres construidas en el siglo XIV y que presiden la entrada, consideradas como las más antiguas del castillo, dando lugar a una fachada renacentista.



Pero no fueron hasta las últimas remodelaciones que se ejecutaron antes del traslado de los Rocabertí a París, las que le dieron el aspecto actual al Castillo, además de los jardines y la incorporación del lago.

En el 1923, un empresario barcelonés, Miquel Mateu i Pla, adquirió el Castillo incorporando una biblioteca impresionante además de instalar colecciones de vidrio o cerámica, entre otras riquezas artísticas que más tarde amplió su hija y yerno, Carme Mateu y Artur Suqué.





Fue dicha familia la que incorporó en el 1979 el casino que conocemos actualmente. Y más tarde fundó el Festival Internacional de Música Castillo de Peralada

Desafortunadamente para todos nosotros, únicamente es visitable una pequeña parte del castillo que se componen por: el Casino de Peralada, los jardines, donde se realiza el festival de música cada verano, el Convento del Carmen, y el Museo. 


Entre las colecciones del Museo del Castillo se encuentran la iglesia de estilo gótico; el claustro del convento; la Biblioteca, con cerca de 100.000 volúmenes, entre las que se encuentran más de 1.000 ediciones del Quijote; el Museo del vino, donde se recogen 750 objetos relacionados con la cultura del vino; el Museo del vidrio, considerado como la colección privada más importante de España: y, finalmente, el Museo de la cerámica, con más de 1000 piezas, casi todas españolas y fechables entre los siglos XIV y XIX.

El Museo del Castillo de Peralada está ubicado dentro de un antiguo convento de frailes carmelitas del s. XIV, cuya entrada se encuentra en la Plaça del Carme, s/n del mismo municipio. 


El precio de adulto para la visita del Museo del Castillo de Peralada es de 6.50€. También dispones de la opción de entrada conjunta del Museo y Parque (Jardines Carmen Mateu) por 9€.



CASTILLO DE MONTGRÍ
(Torroella de Montgrí) 






Visible desde muchos puntos del Empordà, nos encontramos con el Castillo de Montgrí, a pocos kilómetros cerca del mar. En el término municipal de Torroella de Montgrí-L’Estartit, y asentado a 330 metros de altitud sobre una colina esta muestra del gótico civil catalán recuerda a una mujer tumbada desnuda, para muchos; para otros, la silueta de un obispo descansando en paz y que aún luce su anillo, que representa el castillo. 


Justo en este municipio, del Baix Empordà, empieza el paseo de tierra señalizado y ascendente para llegar a la cima de la montaña, con una caminata de aproximadamente 1 hora, aunque para existe la opción de seguir un camino más largo para aquellos que quieran disfrutar más de la excursión. Así que os animamos a realizar la ruta con calzado cómoda y evitar las horas de máximo sol, ya que es la única opción de subir a lo alto del Castillo. 

Durante el trayecto pasaremos por diversas ermitas en ruinas, incluso veremos la pedrera de donde se extrajeron las piedras para construir el castillo. 

Una vez arriba, quedarás fascinado con las dimensiones del edificio con muros de 13 metros de altura, teniendo el privilegio de contemplar las mejores vistas panorámicas de las zonas del alrededor, entre ellas el Canigó, las Gavarres, la bahía de Roses, las Islas Medes o la desembocadura del río Ter.




El Castillo de Montgrí es una fortificación militar de planta cuadrada con unas murallas coronadas por sillares y cuatro torres cilíndricas que fue construida entre los años 1294-1301 por Jaime II, siendo testimonio de la lucha entre la monarquía y el poder feudal.



A pesar de no haber estado nunca finalizado, su arquitectura se encuentra perfectamente conservada. De ella destacamos la influencia de oriente después de las Cruzadas en Tierra Santa, con un portal de acceso formado por un arco de medio punto. 


Una vez en el interior, ocupado únicamente por sus fosos y sus grandes cisternas, se puede recorrer el perímetro del castillo y sus torres accediendo por unas escaleras de caracol.

Desde su punto más elevado podrás disfrutar de unas vistas espectaculares de  costa empordanesa. Veréis como el esfuerzo del recorrido habrá merecido la pena y sin pagar nada.



CASTILLO DE LOS OBISPOS
(La Bisbal d'Empordà)




En la capital del Baix Empordà se encuentra la que fue residencia habitual de los obispos de Girona, el Castillo-Palacio de los Obispos, declarado Monumento Histórico-Artístico en 1972. Se trata de una obra arquitectónica del románico civil catalán que data de los siglos XI-XII, siendo uno de los símbolos de identidad de La Bisbal d'Empordà, además de representar una pieza clave de la historia del municipio y de la comarca catalana.


Terraza con acceso a la Capilla del Castillo de los Obispos (Art Medieval.2012) 

Desde su edificación, siempre ha sido escenario de asedios y conflictos bélicos, incluso se utilizó como prisión en la Edad Media ya que los obispos tenían jurisdicción civil y criminal en la zona, otorgada por Jaume I. 

Según varios documentos de la época, los que eran condenados a penas sobrevivían a las condiciones de las celdas, en especial la conocida como “Lo Canó”.

El Castillo, que sufrió varias reformas durante sus siglos de historia, presenta diferentes rincones recomendados para todos aquellos amantes de la historia. Su diseño se basa en una planta rectangular con dos pisos, organizados alrededor de un patio central en el que se encontraba un pozo. 


En la planta baja se ubicaba la sala de la caballeriza, la cárcel, la bodega, y las mazmorras. Y en el primer piso está la sala capitular, la cámara principal, el comedor y la cocina. Frente a la fachada se pueden contemplar los restos de sus antiguas murallas.

Por otra parte, la terraza de la planta superior, desde donde sus vistas sobre el Empordà son espectaculares, sólo es visitable, junto a la azotea, la capilla y la torre del homenaje, bajo cita previa en la Oficina de Turismo.

Información práctica:
https://www.visitlabisbal.cat/es/inicio 




CASTILLO DE CALONGE
(Calonge)




En el casco antiguo de Calonge, un municipio de la comarca del Baix Empordà y a 4 km del mar, se sitúa el Castillo medieval datado en el siglo VIII, el cual fue considerado como una las mayores fortalezas del la zona. 


Como elemento principal a destacar, es el patio de armas en su interior, desde donde se puede ver la Torre del Homenaje, junto a un palacio renacentista (s.XVI). 

También dispone de espectaculares murallas rematadas con almenas del siglo XIII. 

Aunque los jardines del Castillo y sus murallas se pueden visitar durante todo el año gratuitamente, el resto de interiores únicamente es accesible en eventos puntuales como en el Mercado Medieval, el Festival de Música de Calonge o en otras festividades del municipio.


Como decíamos al inicio de este post, hemos hecho nuestra particular selección de los castillos más esplendorosos de la zona. Si crees que deberíamos incluir alguno más, no dudes en dejarnos un comentario con tu sugerencia y así lo haremos. Tú también contribuyes al desarrollo de este blog/magazine.


Si te ha gustado este POST seguro que también te gusta...





Share
Tweet
Pin
Share

Descubre rincones, secretos, leyendas,

paisajes e historias diferentes de l’Alt y Baix Empordà.