Desde un punto elevado, observando grandes extensiones, cualquiera puede sentirse importante cuando abarca tanto espacio con la mirada a la vez que nos hacemos pequeños en la inmensidad de la Naturaleza. En cualquier caso, es un placer para todos nuestros sentidos contemplar el paisaje formado por los colores y sentir la brisa desde estos lugares privilegiados. Aquí os dejamos con algunos de los miradores más espectaculares y monumentales de la comarca desde donde disfrutar con las mejores panorámicas para comprender mejor el territorio empordanés.


 



1. MIRADOR DE LA TORRE DEL VENT(Aiguamolls de l'Empordà, ALT EMPORDÀ)




Entre marismas, caminos de tierra y aves migratorias, encontramos el punto más alto del Parque Natural de los Aiguamolls, la Torre del Vent (Torre del Viento). A este punto se llega por la entrada que tiene el parque en el centro de Información El Cortalet, en la carretera de va de Castelló d’Empúries a Sant Pere PescadorA la torre se accede a través de unas escaleras de caracol y dispone de dos niveles de observación, a 20 y a 25 metros respectivamente. Desde el segundo nivel descubriremos unas vistas inmejorables para conocer las aves y el entorno del centro, además de poder divisar la Bahía de Roses, los Pirineos, el macizo de Montgrí, las Gavarres o la Sierra de Rodes.

2. MIRADOR DE MAS VENTÓS(Palau-Saverdera, ALT EMPORDÀ)





En una explanada rodeada de campos, bosquecillos y montañas nos encontramos con uno de los miradores con grandes vistas al Empordà, situado en la carretera que conduce al Monasterio de Sant Pere de Rodes desde Vilajuïga. 
Escondido en plena sierra de la Verdera o de Rodes, desde Mas Ventós observaremos escenarios magnificados en la distancia, tales como el Golf de Roses, el Parque Natural de los Aiguamolls, la Albera y hasta punta del Canigó, siempre que el tiempo lo permita.





3. MIRADOR DEL CAP DE CREUS

(Cadaqués, ALT EMPORDÀ) 

 


Muchas son las personas que se acercan diariamente a este balcón abierto al mar para vivir una experiencia totalmente mediterránea con un telón de fondo como es el Far de Cap de Creus.



Este mirador es un clásico para los turistas y vecinos de la zona, ofreciendo un paisaje muy propio del Alt Empordà que permite deleitarnos con las vistas del Cap Norfeu, Cadaqués, El Pení, el Coll de Perafita, las Islas d'En forcat y algunas calas cercanas a la zona como Cala Fredosa y Cala Jugadora.




Siempre puedes sorprender a tus amigos, pareja o familia llevándolos a comer o a cenar en el restaurante localizado a unos metros del Faro. Aunque es más recomendable la puesta de Sol con colores que te sorprenderán realmente.




4. MIRADOR DE LA PUNTA DE MONTGÓ(L’Escala, ALT EMPORDÀ)




Saliendo de L'Escala y justo antes de llegar al Baix Empordà, encontramos una torre de defensa en la cima de una colina entre Cala Montgó y la Isla Mateua, a 100 metros sobre el mar. Construida en 1598 por orden del rey Felipe I de Aragón de Castilla para defender la costa de los ataques de los piratas.





A través de este mirador que nos regala la naturaleza, tendremos unas vistas panorámicas de la vila marinera de L'Escalala playa del Montgó, la Bahía de Roses, con la Sierra de Rodes, la Albera y los Pirineos de fondo. 
Si buscáis un sitio para relajaros y tener momentos de paz, es el sitio idóneo y más adecuado para percibir el mar en toda su inmensidad.


5. MIRADOR DE SANT SEBASTIÀ

(Llafranc, BAIX EMPORDÀ) 

 


Muy cerca del emblemático Far de Sant Sebastià, en Llafranc (Palafrugell), se divisa la vista general de pequeñas calas y playas como si un paisajista hubiese diseñado la estampa.




El origen del nombre proviene de la antigua hospedería de Sant Sebastià que existía en lo que hoy día es un lujoso hotel-restaurante privilegiado por sus bellas vistas. Para muchos esta terraza es el mejor sitio para ver amanecer, no solo de la comarca, sino de la Costa Brava.



Se trata de un balcón a 175 metros del mar localizados en los acantilados verticales escarpados de la costa entre LLafranc y Tamariu, abriéndose completamente a un mar Mediterráneo con el que se conecta a través de la magia. Aquí no existen barreras; tan sólo el mar, el horizonte el cielo y tú. 



6. MIRADOR DEL CASTELL DE BEGUR

(Begur, BAIX EMPORDÀ)

 


Otro mirador que nos gratifica con la belleza del entorno de la comarca y que parece estar hecho a medida para satisfacer las necesidades contemplativas del hombre es el Mirador que se encuentra sobre el Castillo de Begur.
Esta edificación del siglo XI, se sitúa en una posición estratégica, en una de las montañas más altas de Begur, es además un punto de visita obligada para los amantes de la historia y de la naturaleza. Desde aquí las vistas son excepcionales, se puede ver perfectamente la costa que se extiende entre Begur y L'Estartit, con las islas Medes y el Macizo del Montgrí como protagonistas del paisaje.

Estamos seguro de que existen muchos más miradores por la zona, por eso no os conforméis con las propuestas anteriormente citadas. Así que, salid a buscar vuestro rincón especial, el que os haga empequeñecer, quedaros sin aliento, sin palabras, sin pensamientos, allá donde sintáis la necesidad de gritar mientras el mar o las montañas recogen vuestras emociones. Ese lugar con el que conectéis, que os deje una impresión en vuestro interior y que sepáis que vais a recordar para siempre.


Si te gusta este POST seguro que también te gusta...

Share
Tweet
Pin
Share

Descubre rincones, secretos, leyendas,

paisajes e historias diferentes de l’Alt y Baix Empordà.